La mayor parte de la angustia impuesta a los hijos de Dios que crecen siendo LGBTIQ, se debe a una interpretación errónea de lo que dice la Biblia.

resourcesYou may use the Our Resources menu above, to locate resources that can help answer your questions or help you find support. They are grouped by subject and are listed arplabetically.

Muchos de nosotros crecimos escuchando a nuestros padres y maestros decir cuán únicos y diferentes somos los Adventistas. Pero al crecer, ¿no tuviste la sensación de que podrías ser diferente de una manera que la iglesia no aceptaba?, ¿creciste sintiendo o dándote cuenta gradualmente de que te atraían las personas del mismo sexo, o que tu género no coincidía con tu sexo asignado? ¡La buena noticia es que no estás solo!

Si eres lesbiana, gay, bisexual, transgénero, intersexual o queer (LGBTIQ), o no estás seguro de que lo seas, Seventh-day Adventist Kinship (“Kinship”) existe para ayudarte. Estamos aquí para compartir soluciones que otros han encontrado, para aliviar el sufrimiento, para salvar vidas. Nadie tiene la neceidad de luchar solo.

Se nos ha enseñado que el cristianismo y cualquier cosa que no sea la heterosexualidad tradicional no pueden coexistir. Ese dilema puede ser devastador para cualquiera que atraviese el tormento de reconciliar su orientación sexual o identidad de género con su identidad religiosa.

El mensaje de Kinship es diferente de los puntos de vista de la iglesia tradicional. Junto con un número creciente de pastores adventistas, académicos, maestros y miembros de iglesia, creemos que las personas LGBTIQ son amadas y aceptadas tal como son por nuestro Creador. Este no es un mensaje de mera conveniencia; es un mensaje muy bien estudiado y consistente con las Escrituras. (Consulta abajo "¿Qué dice la Biblia?").

Principalmente somos una comunidad de Adventistas y ex-Adventistas del Séptimo Día, identificados como lesbianas, homosexuales, bisexuales, transexuales e intersexuales. A muchos de nosotros se nos pidió que abandonáramos la iglesia, o muchos nos marchamos porque nos sentimos condenados y no bienvenidos. Nuestra membresía también incluye a Adventistas heterosexuales, padres de personas LGBTIQ y otros que empatizan con nuestras luchas. Nadie que apoye la misión de Kinship es excluido. Naturalmente, somos un grupo diverso con una amplia gama de experiencias espirituales y etapas de autoaceptación, reconciliación y expresión